Se molesta por las preguntas sobre la dictadura de su su antepasado, en reciente visita a Canadá * Afirma que no vivió la tiranía de su ancestro y que no tiene porqué mirar al pasado * Vino a hacer campaña para contender por la presidencia de República Dominicana en 2020

Por Francisco Ortiz Velázquez 
Latitud 45 Noticias/Radio TV Multimedia

 MONTREAL 3 diciembre 2018.— Según él, nada tiene que ver con la dictadura de su abuelo, pero su sola presencia, su apellido y ahora sus aspiraciones políticas lo ligan histórica e intrínsecamente a ese régimen de terror que se vivió durante 31 años en República Dominicana.
   Su visita fue por considerada por muchos como irrespetuosa, en un mes, noviembre que está dedicado a la memoria de las Hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa, tres de las miles de víctimas que cayeron asesinadas por órdenes de Rafael Leónidas Trujillo, dictador dominicano de 1930 a 1961. Ramfis Domínguez Trujillo, nieto de ese tirano, vino recientemente a Canadá a promocionar su candidatura a la presidencia del país caribeño.
   Un grupo de simpatizantes llamados, Sector Externo, le organizó una gran bienvenida y un festival dominicano con música, artistas, una misa en el Oratorio de Saint-Joseph y un banquete, para mostrarle su respaldo.
   Sin embargo, hubo molestia entre muchos dominicanos residentes aquí, por lo que su apellido representa: lo ven como la amenaza de un regreso a la era sangrienta de Leónidas Trujillo, asesinado en 1961.
   En entrevista exclusiva con Latitud45, Ramfis Domínguez dijo que a él no le tocó vivir la dictadura de su abuelo y que lo que desea es acabar con la corrupción y el mal gobierno que persisten en su país.
   Sin embargo, a insistencia sobre su opinión en torno a las personas que aún se encuentran muy resentidas por los excesos, asesinatos y torturas cometidas por Leónidas Trujillo, Ramfis se molestó visiblemente con este reportero de Latitud 45 y dijo: “Entérese más sobre la historia”, a pesar de que nosotros la conocemos y precisamente la historia ya ha juzgado a su abuelo como uno de los más aberrantes dictadores de América Latina.
   Durante su tiranía de tres décadas, las libertades civiles fueron inexistentes y se cometieron constantes violaciones a los derechos humanos. Leónidas Trujillo sumergió el país en un estado de pánico y respeto por temor, donde un asesinato ordenado por él, podía ser encubierto como un “accidente” y cualquier persona señalada como poco afecta a su régimen u opositora, podía ser encarcelada y torturada en una de las cárceles clandestinas que él ordenó mantener en todo el país.

 

Después de la bachata, las preguntas incómodas...

 Tras un maratón de música con merengue y bachata, donde Ramfis mostró sus cualidades de bailarín, así como luego de una larguísima sesión de fotografías con sus admiradores, Latitud 45 lo pudo entrevistar brevemente, rodeado de guardaespaldas, ya que, según nos confió uno de sus allegados, Ramfis ya ha recibido amenazas de muerte por aspirar a la presidencia de un país que su abuelo bañó en sangre.

 – Señor, ¿usted tiene mucho de no vivir en República Dominicana?
No, nosotros ya tenemos en el país desde 2002...
 ¿Usted cómo se siente para poder representar a la gente con su realidad y sus necesidades?
 Me siento muy satisfecho con todo el apoyo que hemos recibido del pueblo dominicano, de toda la diáspora... a donde quiera que llegamos tenemos un apoyo preponderante de todos...
 Con todo respeto, yo se que usted todavía no había nacido, pero se le liga mucho a la dictadura de su abuelo...
Claro, porque soy su nieto, sin lugar a dudas.
 ¿Cuál es su opinión de toda esa gente que todavía está muy molesta por los excesos que hubo en esa dictadura?
 – Yo creo que realmente el enfoque del país ahora no es la historia sino más bien el futuro del país y las penurias que vive el pueblo dominicano y ese tiene que ser el enfoque mío. Yo siempre he sido muy claro y contundente al decir que no apoyo el oficio de ninguna dictadura, no fui partícipe de ella y lo que me preocupa realmente es el acontecer de la patria, hoy por hoy viendo que esa tiene que ser la preocupación mía. El pueblo dominicano, lo que está sufriendo, la inseguridad, la corrupción, la masiva invasión haitiana y los demás problemas que afectan de manera tan perniciosa a la República Dominicana . Y ese tiene que ser el sentido de este servidor del pueblo.
 Y usted ¿qué piensa hacer para, en un momento dado, revertir las cuestionas que en el pasado, ya sabemos que usted no vivió ese pasado, pero que afectaron mucho al pueblo dominicano?
 ¿Cómo cuales?
 Como la dictadura de su abuelo.
-Pero señor, usted me ha hecho cuatro preguntas, las cuatro sobre la dictadura, de modo que le invito a que estudie un poco más de la historia dominicana, para que pueda hacer una entrevista de lujo.
 Sí la conozco, sí la conozco...
 Bendiciones hermano...
Y Ramfis, a quien seguimos en la entrevista desde el salón de fiestas, por las escaleras y pasillos hasta la calle, visiblemente alterado aborda su carro, dando fin a l charla con un portazo, mientras un guardaespaldas nos cierra y una de sus voceras incondicionales, Magali Vargas, de Teleritmo televisión, parece también protegerlo de más preguntas, al tiempo de advertirnos:
—Qué Dios me lo bendiga...