Son los soldados y no los generales de la Fuerza Armada Bolivariana quienes pueden acabar con el problema, afirman analistas en programa especial de Latitud 45. Maduro cayó en la ilegitimidad desde el 10 de enero de 2013, resaltan

Rubichelo Monde
Crónica Norte/Latitud 45 TV Plataforma Multimedia

MONTREAL, 10 de febrero 2019 (CPN News).— La crisis que actualmente vive Venezuela comenzó justo en diciembre de 2012 cuando el presidente Hugo Chávez anuncia en un video que Nicolás Maduro, entonces vicepresidente y canciller, debe sucederlo en el poder. Hoy, entrampados en el caos, la solución parece estar en manos de los propios integrantes de las Fuerzas Armadas de Venezuela; no en los generales, sino en los mandos medios y rangos inferiores. Lo anterior son los puntos clave que se desprenden de un programa especial que Latitud 45 organizó para analizar lo que sucede en el país sudamericano.
   El pasado 23 de enero, el líder de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Juan Guaidó, fue nombrado presidente encargado de Venezuela por este órgano legislativo, días después de que Nicolás Maduro asumiera un segundo mandato. La AN afirma que la elección de mayo de 2018 que Maduro ganó, no fue justa ni legítima. A partir de entonces el mundo se dividió y países como Estados Unidos, Canadá y la mayor parte de integrantes de la Unión Europea reconocieron a Guaidó, mientras que potencias como Rusia, China y Turquía expresaron su apoyo a Maduro. Según el presidente estadounidense Donald Trump, entre las posibles soluciones a la crisis está una intervención militar.
   Para entender esto, Latitud 45 hizo un llamado a expertos y a este llamado contestaron el profesor Juan Hernández, el abogado John Mason y el estudioso Luis Gassia, todos ellos venezolanos. Por parte de Latitud 45, Mauro Huerta Díaz fue el encargado de moderar a los miembros del panel quienes discutieron sobre la ilegitimidad de Maduro, quién es Juan Guaidó, las diferentes posturas de la comunidad internacional y las posibles soluciones a la crisis.


De izquierda a derecha: Mauro Huerta, John Mason, Paco Ortiz, Juan Hernández y Luis Gassia.

   Para abrir boca, Luis Gassia comentó un video grabado en diciembre de 2012 donde el presidente Hugo Chávez afirma que en caso de que él (Chávez) llegue a faltar, Maduro debe estar al frente de la presidencia. En diciembre Chávez era presidente electo y debía jurar su cuarto mandato el 10 de enero de 2013, cosa que no sucedió.
   Es aquí que Gassia resalta un punto que ningún medio hace mención: “por no estar en buenas condiciones de salud, Chavez no juramentó como presidente el 10 de enero de 2013 para iniciar un cuarto mandato; en su lugar toma juramento Nicolás Maduro, entonces canciller”. Esto no debió ocurrir porque el artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999 dice: “… cuando se produzca la falta absoluta del presidente electo, se procederá a una nueva elección universal (…). Mientras se elige y toma posesión el nuevo presidente, se encargará de la Presidencia de la República el presidente de la Asamblea Nacional”.
   “Y ahí está la trampa: quien debió jurar fue Diosdado Cabello, entonces presidente de la Asamblea Nacional, no Nicolás Maduro”, enfatiza Luis Gassia.
   Por lo anterior se puede decir que la ilegitimidad de Maduro comienza el 10 de enero de 2013; “desde ese momento empieza el secuestro del país (minuto 11 del programa)”, afirma Gassia quien señala que Maduro y sus aliados hicieron una trampa con el artículo 233 para quedarse con todo el poder.

 Los soldados tienen la solución

Durante el desarrollo del programa, los panelistas analizaron la trayectoria del diputado Juan Guaidó y cómo llegó a ser nombrado presidente encargado por parte de la Asamblea Nacional. También hablaron sobre las diferentes posturas que han tomado los países sobre Maduro y Guaidó para finalmente abordar las posibles salidas a la crisis. En este punto, los expertos coincidieron que la mejor solución está en las manos de los soldados, no en los generales; es decir, en la tropa que no goza de los privilegios de la cúpula militar y que viven de cerca la carencia que sufren los habitantes.
    “Los militares ya empiezan a pensar primero en sus estómagos… hablamos aquí de los rangos medios y bajos de las Fuerzas Armadas, no de los más de mil generales que tiene Venezuela. Vamos a hablar de todas esas tropas cuyos jefes son la cantidad de elementos cubanos, a quienes ellos les están reportando. Entonces, al sentir esa necesidad va haber una acción militar pero va a ser en favor del pueblo”, asegura Hernandez.
    Y agregó: “Yo lo que estoy viendo es que va haber una solución cívico-militar, porque ambos están pasando demasiadas necesidades y ellos son los que finalmente van a permitir que Venezuela se encamine a lo que es la democracia y Nicolás, Diosdado y esos más de mil generales van a tener que buscar a donde huir”.
    Luis Gassia observa lo mismo al afirmar que “la solución va a salir del mismo chavismo. Los militares en algún momento van a decir nosotros no podemos seguir apoyando y se le van a voltear (a Maduro). A lo mejor no serán los mandos más altos, pero los mandos medios se le van a voltear”.
    Para tener éxito, lo importante en este momento es tener unidad. “Sin unidad no se va a ir a ninguna parte y se corre el riesgo de que esta gente se quede y se vuelvan a reelegir. Hay una figura que surgió en un momento preciso que es Guaidó. Entonces hay que respaldar eso con unidad, finalizó Gassia.
  Por su parte, John Mason considera que el diálogo ya está descartado y apoyó las tres premisas que Juan Guaidó ha establecido para acabar con la crisis: 1) Cese de la usurpación (de Maduro), 2) gobierno de transición y 3) elecciones libres y transparentes.
   Estos han sido los puntos a destacar de los panelistas de nuestro programa especial de Venezuela. Lo invitamos a ver la emisión completa en la sección de videos de nuestra página de Facebook/latitud45 y profundice más en los temas que desarrollaron nuestros expertos. Aquí queremos aclarar que nuestros invitados tienen una postura clara y definida que es la salida de Maduro. Nosotros buscamos a la participación de la otra parte, es decir, de seguidores del chavismo o personas que respaldan a Nicolás Maduro, pero nadie aceptó la invitación.