Por Francisco Ortiz Velázquez / Latitud45.ca
Enviado

SAINT BERNARD DE LACOLLE, Québec.— La tormenta en esta parte del cielo entre Estados Unidos y Canadá parecía disiparse hacia el mediodía, pero los visos de tempestad apenas comenzaban a agitarse en este paraje fronterizo, que de pronto se convirtió en tierra de dos bandos.
   Es todavía territorio de Québec, sobre la autopista número 15, a unos 47 kilómetros al sur de Montreal, justo en la línea que divide este confín de Canadá con el estado de Nueva York. Es sábado 19 de mayo.
   Y en la parte norte, a unos 800 metros de la garita de paso entre los dos países más grandes de América y dos de los más poderosos del mundo, una muchedumbre festiva y sonriente que agitaba pancartas antirracismo, de lucha contra el fascismo y de bienvenida a los nuevos inmigrantes a Canadá y a los refugiados, se preparaba como ejército de gladiadores, para una batalla contra el imperialismo.
   Todos, bajo las órdenes de un moderno Espartaco que sabía que tarde o temprano iba a ser crucificado por las legiones del sistema: el conocido activista internacional, el canadiense de origen hindú Jaggi Singh.
   Represión, drones volando sobre los manifestantes, policía, apartos represivos e ideológicos del Estado, como la televisión comercial dando su versión de los hechos. Inmigrantes en juego de dos bandos, unos a favor y otros en contra de los que llegan buscando el sueño canadiense, mientras que decenas de desplazados por la política de Trump se encuentran en albergues esperando su destino y otros más corren ya a salto de mata, sin papeles, en el territorio de la hoja de maple...
   Preparados para la marcha bajo el estruendo de AC/DC “Highway to Hell”, (Camino al Infierno) y de Tiken Jah Fakoli, el africano que incendia conciencias con la música revolucionaria, todos -canadienses, quebequénses, latinoamericanos y de otras nacionalidades- se relajaban ante la inminencia de su parte en la lucha. Los colectivos preparaban sus estandartes: Solidarité Sans Frontières, MUR (Mexicanos Unidos por la Regularización), Montréal Antifasciste y otros más.
   Y el choque se preveía ya. Grupos de manifestantes en contra y pro inmigrantes en dos puntos de la frontera, en este cruce de Saint Bernard de Lacolle.
   La marcha de los simpatizantes de los nuevos inmigrantes y refugiados, iniciaba pasado el mediodía, pero el líder Jaggi Singh sabía su estrategia y los desviaría para cruzar la carretera número 15, a fin de bloquear la caravana de vehículos del otro bando: los racistas, fascistas y anti-inmigrantes de la ultraderecha de Québec. Y ahí es  donde la policía declaró esta anti-manifestación ilegal.
   Y todos fueron contenidos por la policía fronteriza y por el cuerpo antimotines de la policía estatal, Seguridad Québec, con el resultado del arresto violento de Jaggi Singh, quien fue sometido, golpeado y tirado al piso para ser esposado y arrestado.

La razón de la sin razón

Una ola de refugiados y de inmigrantes sin documentos que cruzan diariamente la frontera de Estados Unidos hacia Canadá, huyendo de la persecución anti-inmigrante de Trump, ha tratado de ser controlada por las autoridades canadienses. Los inmigrantes han sido puestos en varios campos de refugiados, al  lado de este punto fronterizo. 
   Sin embargo, grupos de filiación de ultraderecha, entre quienes se encuentran presumiblemente racistas, fascistas, neonazis y anti-inmigrantes, convocaron este sábado a una manifestación en esta frontera, para amedrentar a los refugiados e indocumentados y exigirles que salgan de Canadá. Y para reclamarle al gobierno que cierre las fronteras canadienses a fin de detener la inmigración ilegal.
   Así es que una coalición de simpatizantes de los inmigrantes y refugiados reaccionaron y se reunieron en dos lugares de la línea divisoria, Roxham Road y Lacolle, para hacer frente a los grupos racistas y enviar un mensaje de bienvenida a los refugiados que cruzan la frontera.
   Los anti-inmigrantes que buscan intimidar a las personas que cruzan hacia Canadá, se vieron obligados a cambiar su punto de encuentro, en respuesta a la contra-manifestación convocada por organizaciones pro-migrantes locales y de Montreal, como los mencionados Solidarité Sans Frontières, Montréal Antifascista, Mexicanos Unidos por la Regularización, No one is Illegal y otros colectivos.
   Esta estrategia, dijeron los organizadores de la contra-manifestacion, aseguraría que los refugiados no fueran hostigados. Su presencia aquí, aseguraron, fue para responder a las provocaciones e intimidación del  grupo identificado por ellos mismos como “fascistas y anti-inmigrantes”, aglutinados en torno a una agrupación de ultraderecha llamada “Storm Alliance”, Alianza de la Tormenta.

De nuevo la policía hizo mártir a Jaggi

Y la policía de Québec de nuevo se tragó el anzuelo que le lanzó Jaggi con su retorcido colmillo de activista y anarquista de décadas enteras... Y otra vez se convirtió en el mártir que el movimiento necesitaba a esas alturas de la marcha y en medio de decenas de periodistas, que hicieron de una nota local una noticia a nivel nacional e internacional, con el arresto violento de este luchador social.
   Jaggi Singh es un conocido activista y anarquista que ha luchado casi toda su vida por los derechos humanos. Es un militante pro-palestino, ha luchado contra la globalización, el G-20 y la Cumbre de las Américas, el Fondo Monetario Internacional y los abusos de la Policía Montada de Canadá; en favor de los derechos de las mujeres, de los derechos civiles y de los inmigrantes, contra las tácticas de la policía de Montreal y la participación de Canadá en la guerra de Afganistán.

Inflitración fascista...

Luego que Jaggi Singh fuera arrestado, una pareja identificada como “fascista” se infiltró en la anti-manifestación pro-inmigrantes, lo que provocó un violento forcejeo y un conato de pelea que fue contenida por la policía. 
   La mujer fue rápidamente identificada por los antifascistas: Nombre: Faith Goldy, “colaboradora neo-nazi conocida como Daily Stormer –tormentosa cotidiana”, escupiría corajuda una manifestante. La “Ave de las Tempestades”, se diría en español.
— “¡Es Stormy, es una fucking fascista! –la señalaba la misma corajuda mujer con medio rostro enmascarado. “Chassée de Rebel Media…”, (perseguida de Rebel Media).
    Y en el focejeo alguien le manoteó el teléfono celular con el que ella grababa, para que la policía interviniera separando a la gente.
— Son nazis y tu los proteges – le gritaban los enfurecidos manifestantes a la policía que los escoltó a otro sitio.
   En tanto, Jaggi Singh era también llevado en la patrulla arrestado con cargos criminales a nivel federal por incitar a su gente a atravesar la carretera  y proseguir con una manifestación declarada “ilegal”.
   Luego, cerca de la garita fronteriza, a los manifestantes anti-racismo y en pro de la inmigración, les sería marcado el alto por la policía apenas a unos 500 metros de distancia de los identificados como racistas y de extrema derecha, que llegaron de diversos puntos de esta provincia, hacia la una de la tarde, sobre la autoruta 15 sur, en una larga caravana de automóviles escoltada por la policía.

Línea dividida. Frontera caliente... 

Estos manifestantes anti-inmigrantes que presumiblemente rebasaban los 400 individuos, amenazaban y provocaban con señas y bocinazos a los activistas pro-inmigrantes y ondeaban banderas de Quebec así como banderas quebequenses de franjas verde, blanca y roja, una bandera conocida como el estandarte de los Patriotas e identificada por muchos como racista, ya que es enarbolada por el ala más radical de la derecha de esta provincia, la que aboga por la independencia con respecto a Canadá y por la supremacía blanca.
   Por su parte, los activistas pro-inmigrantes y anti-racistas, gritaban consignas en favor de los refugiados, contra las deportaciones, exigiendo la apertura de la frontera, contra el fascismo y el capitalismo y el fin de la supremacía blanca. 
   Estos grupos, que incluso vinieron con familias enteras y niños, daban con música y gritos la bienvenida a los inmigrantes y refugiados de Haití, México, de toda Latinoamérica, de Siria y África, que son quienes últimamente más han ingresado a Canadá.
   La lluvia dispersó a todos hacia las 3 de la tarde y Jaggi Singh fue liberado ese mismo día con cita en la corte federal para responder por los cargos.
   La otra cara de Canadá en apenas un mediodía de protestas encontradas. Un retrato de lo que muchos desconocen sobre este país...