• Eliades recibió un Premio Latin Awards Canada por su trayectoria


También lea: charla exclusiva de Eliades Ochoa con Latitud45


Por Francisco Ortiz Velázquez/
Latitud45.ca Radio TV Plataforma Multimedia

MONTREAL 9 octubre 2018.— Guajiro y trovador, campesino de origen, con padres que tocaban naturales el son, el montuno y la guaracha cubanas, era de esperarse que ese niño juguetón quisiera como regalo, más que una pelota, una guitarra, un tres y que a los seis años de edad y en forma autodidacta, dejara las labores del campo por su música, que a todos dejaba asombrados.
   Su nombre: Eliades Ochoa, una leyenda de la música cubana, desde antes que surgiera en 1996 el movimiento artístico y discográfico llamado Buenavista Social Club, que cimbró al mundo con esa pléyade de artistas cubanos que estaban casi olvidados en patria propia y en tierra ajena.
   Casi todos en el limbo, menos Eliades, que con su Cuarteto Patria se mantenía vigente desde 1978 y cuya colaboración para buscar y hallar a quien muchos creían muerto, Francisco Repilado “Compay Segundo”, en Santiago de Cuba, fue vital para que el autor y arreglista estadounidense, Ry Cooder, diera forma a uno de los más aclamados discos y movimientos de la música popular latinoamericana en el mundo: Buenavista Social Club.
   Se le recuerda en las voces y el tresillo de “Chan Chan” junto al portentoso Compay Segundo. “De Alto Cedro voy para Marcané, llego a Cueto y voy para Mayari…”. Acaso el más inolvidable y famoso son de la música cubana contemporánea.
   Eliades, (22 de junio 1946, Songo la Maya, Santiago de Cuba) nació guajiro, campesino para cantarle a los guajiros y al mundo.

De la guajira al cuarteto Patria

Desempolvó y alejó manos y mente de los arreos agrícolas desde niño, para tomar por siempre la guitarra y el tres y cantarle a su Cuba querida y al universo, narrando con música los relatos campesinos con la sencilla pero voluptuosa prosa tradicional de la campiña, que se convierte luego en un amor montuno bajo la luna ardiente de la más grande y hermosa isla de las Antillas.
   De su despegue con sus primeros grupos, Quinteto de la Trova y el Septeto Típico Oriental, a principios de los 70s, Eliades llega de manera fulgurante a la Casa de la Trova de Santiago de Cuba, donde se convierte en pieza habitual y fundamental.
   Luego, en 1978 se integra al Cuarteto Patria que lo hace suyo con un estilo delirante y expresivo del canto campesino, lo cual logra que el tradicional grupo adquiera un nuevo sello.

Con Buenavista, todo un fenómeno mundial

Casi 18 años después, en 1996 llega el autor, músico y productor estadounidense Ry Cooder con un proyecto que por azares del destino se transforma en rescate del son cubano: Buenavista Social Club.
   Y esta serie de sesiones de grabación se convierte en todo un fenómeno que amalgama a las últimas grandes leyendas vivientes de la música cubana: Compay Segundo, Ibrahim Ferrer, Omara Portuondo, Rubén González, Manuel “Puntillita” Licea, Barbarito Torres, Juan de Marco González, Manuel “Guajiro” Mirabal, Orlando López “Cachaito”, Pio Leyva y el propio Eliades Ochoa.
   El acontecimiento se vuelve un hit mundial y todos viven una cascada internacional de fama y conciertos apoteósicos en Ámsterdam, Nueva York, Tokio, Londres y muchos otros lugares, además de una película-documental de Wim Wenders en 1999, que es nominada al Óscar.

Premios y reconocimientos

Eliades ha sido ganador de varios premios, entre ellos dos Grammy, uno con Buenavista Social Club en 1997 y, el otro, Grammy Latino al Mejor Álbum Tropical Tradicional en 2012, además del premio Billboard de Música Latina en 2016.
   Ochoa visitó Montreal recientemente. Y esta isla del oriente canadiense se vistió de gala para recibir a tan ilustre visitante, que el pasado domingo 23 de septiembre fue la máxima estrella durante la gala de premiación de los Latin Awards Canada 2018, en la que el maestro cubano recibió un premio especial por su trayectoria y donde Latitud45.ca estuvo nominado como Mejor Radio o TV On line.
   Un acontecimiento que tuvo a otra estrella en el firmamento: el charro-cantor mexicano Pedro Fernández.