* Con un altar binacional, el Consulado General de México en Montreal celebra a los santos difuntos con una ofrenda dedicada a los mexicanos Francisco Toledo y Jaime García Amaral, y a la canadiense Mercelle Ferron

Vea nuestra fotogalería: https://www.facebook.com/pg/latitud45/photos/?tab=album&album_id=2551197594957227

Por Elizabeth Molina y Abraham Ramírez
(Texto y fotos)
Crónica Norte/Latitud 45

MONTREAL, Canadá, 3 de noviembre 2019.— El consulado general de México en Montreal llevó a cabo la tradicional ofrenda del día de muertos, la cual estuvo dedicada a Francisco Toledo, Mercelle Ferron y Jaime García Amaral, en la espléndida sede del Conseil des arts de Montréal.

   En un recinto decorado para la ocasión con más de 400 papalotes, el cónsul general Alejandro Estivill Castro y su equipo de colaboradores recibieron a la comunidad mexicana, hispana y canadiense en el Conseil des arts de Montréal, ubicado en el corazón de la ciudad, el pasado primero de noviembre.

 
Integrantes del Mariachi Figueroa y el cónsul general de México, Alejandro Estivill Castro

 

   Cada año, la ofrenda se dedica a personajes que hallan dejado huella en la sociedad mexicana y canadiense. En palabras de Remigio Valdés de Hoyos, artista plástico y director del Instituto Cultural de México en Montreal, “esto ya se ha vuelto una tradición que comenzamos hace cinco años, pensando en crear un altar binacional con la idea que lo pudiéramos dedicar un personaje de México y a un personaje de Quebec”. De esta forma, en esta ocasión la ofrenda estuvo dedicada al artista y activista mexicano Francisco Toledo (17 julio 1940 – 5 septiembre 2019); al diplomático mexicano Jaime García Amaral, quien fue cónsul general de México en Montreal de 1998 a 2002 y falleció en febrero 2019; y a la pintora canadiense, oriunda de Louiseville, Quebec, Mercelle Ferron (29 enero 1924 –19 noviembre 2001). “Tenemos la suerte de tener hoy a la hija de Mercelle Ferron. Ella misma nos trajo objetos del taller de Marcelle, entre ellas una obra original”, remarcó Valdés de Hoyos.

Remigio Valdés de Hoyos, artista plástico y director del Instituto Cultural de México en Montreal.

 

    El salón de la recepción estuvo decorado, bajo la dirección de Remigio Valdés de Hoyos, con más de 400 papalotes que fueron elaborados por diversos voluntarios en el taller impartido por el artesano Manuel Ribeiro. “Hicimos un taller que duró varias semanas y fueron muchísimos colaboradores de la comunidad mexicana y de Quebec; un gran trabajo, se reunieron 400 papalotes que cubren todo el techo de este lugar”, afirmó Remigio Valdés quien comentó que la decisión de hacer papalotes fue por Francisco Toledo. “Él se hizo famoso por su lado activista con papalotes”.

    Asimismo, Valdés de Hoyos resaltó el trabajo de artesanos de la ciudad de México que vinieron especialmente del Museo de Arte Popular de la ciudad. Ellos llenaron de color y “vida” un festejo dedicado a los muertos que refleja el folclore de México.
    Al respecto, el también director del Instituto Cultural de México en Montreal dijo que “hemos respetado todo que es la tradición del altar de muertos de México, todos los elementos que han habido siempre en un altar como la sal, el agua, cada uno con sus símbolos… Aún el perro prehispánico que lo tenemos ahí en la cabecera del altar que es el que lleva al inframundo al ser humano”.

   La tarde estuvo animada con bailes típicos regionales, mariachis y degustación de pan de muerto hecho por las mexicanas Tanya Aguirre y Nancy Sánchez.