Por Rubichelo Monde y Mauro Huerta

A partir de del 1 de diciembre, los mexicanos que quieran visitar Canadá como turistas ya no necesitarán visa, pero deberán obtener una autorización de viaje llamado eTA (Electronic Travel Autorization), emitida por el gobierno canadiense para reconocer a quienes entren a su territorio, informó el embajador Alejandro Estivill Castro, cónsul de México en Montreal.

   En plática con Latitud 45, el diplomático mexicano aclaró que la autorización de viaje no es un requisito impuesto a los mexicanos, sino que es un trámite que debe cumplir todo visitante de cualquier país que no requiera visa. El trámite se realizará a través de la página del gobierno canadiense en internet. “El visitante deberá colocar nombre, número de pasaporte y los datos de su viaje, es decir, cuándo va a llegar y cuándo va a salir. Después el sistema te devuelve un documento que el visitante deberá entregar  a las autoridades al llegar a Canadá.  El documento costará siete dólares canadienses y tendrá una validez de cinco años”.

   El cónsul enfatizó que esto es sólo para venir a Canadá como turista. Para otro tipo de actividad como estudios o trabajo sí se requiere visa.

   Al abordar el tema de los refugiados, razón por la cual el gobierno canadiense impuso la visa en 2009, Estivill Castro reveló que esta vez será diferente. “Antes las autoridades canadienses tardaban dos o tres años  en resolver un caso de derechos humanos,  ahora han tomado las medidas necesarias para resolver los casos que se presenten en menos de 60 días”, afirmó el embajador al reconocer que en el pasado muchos de los casos de refugio no estaban sustentados: “Entonces ese atractivo de esperar años y recibir ciertos beneficios, ya no existe”.

   Entre los muchos servicios que ofrece el consulado están: registro civil, recuperación de ciudadanía mexicana, certificaciones académicas, “pero, hay uno nuevo y muy importante que es el de tramitar o renovar la credencial de elector”, revela.

   Por otra parte, el embajador quiso aliviar un temor que hay entre los mexicanos que radican en Canadá sin documentos y que necesitan algún servicio. El miedo de estos connacionales es que al pisar el consulado van a ser detenidos y deportados.  Estivill Castro aclaró que esto no es así, que el consulado no está facultado para detener ni deportar. “Aquí recibimos a los mexicanos como mexicanos, sin importar su calidad migratoria. Si ellos solicitan discreción tratamos su asunto con discreción”, afirmó el embajador e invitó a todos los mexicanos que estén en esta situación a acercarse sin temor al consulado y solicitar la información o el servicio que necesiten.