Rubichelo Monde y Mauro Huerta

Cada cicatriz en nuestra piel es una historia que contar, buena o mala, no importa: es una historia, una huella. Lo mismo sucede con los migrantes: la experiencia de cada uno de ellos es una historia que contar y una huella de sus orígenes que queda en el nuevo país. Para algunos es un proceso traumático y para otros es un proceso gozoso. Este último es el caso del arquitecto mexicano Rafael Ramírez González quien llegó a Canadá hace 42 años y, desde entonces , no ha cejado en trabajar en proyectos que nutren de energía su espíritu travieso: “Vivir, explorar, investigar ha sido mi pasión toda la vida; soy un inquieto natural”, afirma.

   La de Rafael Ramírez es una gran historia que contar: por eso la hemos divido en tres videos. En este primer video Rafa nos habla de su carrera y su llegada a Montreal, de la primera asociación mexicana, del Pabellón México que organizó dos años y de su encuentro con los políticos más destacados de Canadá en la década de los 80: el alcalde de Montreal, Jean-Drapeau, y el primer ministro Pierre Elliott Trudeau.

   “Hace 42 años que estoy en este pueblo (Canadá) y cada vez me siento más mexicano”, afirma el arquitecto al hablar de la añoranza que sufre todo migrante y de los primeros meses en Canadá. “Para decirlo honestamente: cómo extrañaba yo a mi país, a mi gente, la música, los colores, la alegría de las fiestas. El espíritu latino que tenemos nunca lo vamos a perder”.

   En 1980 y 1981 fue el encargado de organizar los eventos del Pabellón México de la feria Terre des hommes, que fue la prolongación de la Exposición universal de Montreal, llamada Expo 67. Todos los artistas que trajo tuvieron un éxito arrollador y asegura que esta experiencia le dio la oportunidad de fijarse en la honestidad de las personas: “no se firmaban tanto los contratos, sino se confirmaban con un apretón de manos  y una mirada franca”.

   Sobre su relación con Jean-Drapeau y Pierre Elliot Trudeau… bueno, eso mejor dejamos que Rafael Ramírez  se lo cuente a usted en el video. Lo invitamos pues a que se relaje y disfrute de esta entrevista.  Además de una historia, descubrirá una cosa más de principio a fin del video, que esperamos lo inspire a usted: convicción de hacer las cosas, pues con satisfacción nos cuenta que no viene a intentar, viene a lograr: “Esta emoción que yo trato de transmitirles, yo sé que la compartimos. Hay algo que nos lleva de la mano a lograr cosas. Es un reto personal. No es que intentes hacer algo; vas y lo logras. Vas con la confianza que lo quieres obtener y lo logras… y después descansas”.