Por Rubichelo Monde y Mauro Huerta

“Nosotros como padres no podemos dar por muertos a nuestros hijos. Nosotros vamos a continuar buscándolos hasta encontrarlos”,  afirmó Hilda Legideño Vargas, madre de uno de los estudiantes desaparecidos de la normal rural de Ayotzinapa, en la visita de la Caravana 43 a Montreal en abril de 2015.

Legideño Vargas y el estudiante Jorge Luis Clemente Balbuena forman parte de la Caravana 43 que recorrió varias ciudades canadienses para denunciar el intento del gobierno mexicano por cerrar el caso y renunciar a la búsqueda de los jóvenes desaparecidos desde el 26 de septiembre pasado, tras ser interceptados por  policías municipales en Iguala, Guerrero, México.

“Venimos a difundir y esperamos que esta caravana tenga resultados. Nosotros tuvimos que salir para denunciar todo lo que el gobierno mexicano está haciendo. Porque allá en México (el gobierno) dice que el caso está cerrado pero nosotros no lo vamos a permitir, así que ahora tenemos que salir de México para denunciar todos estos hechos”, dijo Legideño Vargas, durante una breve escala en la Plaza Pasteur de Montreal, donde Latitud45 estuvo presente.

Entre las demandas de la Caravana 43 durante su paso por Canadá estuvo la de pedir al gobierno canadiense que reconozca la crisis de derechos humanos que vive México, que retire a México de la lista de países seguros y que abogue por las familias de los estudiantes desaparecidos. “Esperamos que el gobierno canadiense tome cartas en el asunto y presione a nuestro gobierno (en México) para que se resuelva nuestro caso”, recalcó Hilda.

Según un informe presentado por el ahora ex procurador general de la República de México, Jesús Murillo Karam, los normalistas fueron incinerados en un basurero de Cocula, cerca de Iguala, pero los familiares rechazan tajantemente esta versión y, en voz de Hilda: “no confiamos en el gobierno mexicano, porque los peritos argentinos desmintieron esta versión”.

“Aparte algunos científicos se han acercado y nos han dicho que no es posible que se haya realizado eso, así que nosotros como padres no podemos dar por muertos a nuestros hijos. Nosotros vamos a continuar buscándolos. Hasta que los veamos, nosotros vamos a seguir;  vamos a seguir este movimiento hasta encontrarlos”, aseguró Legideño Vargas.

“No confiamos en el gobierno mexicano, porque si nos mintió al principio, como no mentirnos otra vez. Nosotros andamos en estas actividades, una: por recuperar a nuestros hijos, y otra: para que ya no siga ocurriendo”, concluyó.