Por Rubichelo Monde y Mauro Huerta

La pasada edición de los Óscar no fue como las otras. Algo pasó. La entrega de premios que regularmente lo ubicamos como un espacio de glamour y de ambiente superficial, en esta ocasión se erigió como un espacio de unión con un fuerte mensaje incluyente, donde la presencia latina le cambió la cara a este evento. “Así, cuando Latinoamérica subió al escenario, el mundo estaba de pie”, afirma Rudy Salazar, director y productor mexicano de cine, en plática con Latitud 45.

   El triunfo latinoamericano fue encabezado por el director mexicano Guillermo del Toro y su película La forma del agua, en una edición de los Óscar donde muchas batallas se ganaron, asegura Rudy.

   Por el lado mexicano se mostró el lado positivo y creativo: “últimamente el nombre de México ha sido escuchado con una connotación negativa, pero esta vez el nombre de México se escucha en todo el mundo a través del arte y podemos hablar ahora de lo que se está logrando en México y en toda Latinoamérica”, enfatizó. “Durante el evento se escucharon muchas veces ¡Viva México! Y ¡Viva Latinoamérica! Y eso es un orgullo”.

   El saber que la película Coco de Disney gana como mejor película de animación es otro triunfo. El primer Óscar como mejor película extranjera para Chile con la película Una mujer fantástica, es otro triunfo. Y más aún, ver a Daniela Vega, actriz transgénero chilena es otro triunfo. “Ella, al subir al escenario, el mundo estaba de pie”, afirma Salazar al enumerar la batallas ganadas.   

   Montreal también estuvo presente en la ceremonia con su director Denis Villeneuve quien ganó dos estatuillas con la película Blade Runner 2049, recordó Rudy Salazar al destacar el orgullo que sentimos los latinos que estamos en el extranjero e interactuamos con personas de muchos países. Emocionado, Rudy afirma que el mundo necesita más de eso, es decir, más de unir países y borrar fronteras.

   Rudy Salazar, originario de Jalisco, México, es también organizador del Festival Cinema Diva que en su edición de 2017 se realizó simultáneamente en las ciudades de Puerto Vallarta, México, y Montreal, Canadá. Este festival tiene como objetivo impulsar a los jóvenes talentos que inician en el mundo del cine.