Seis meses. Han pasado ya seis meses y estamos a la mitad de un ciclo. Este 26 de julio hicimos una pausa para pararnos justo a la mitad de la espiral y saludar y sonreír a los que vienen con nosotros.  Sí, a los viejos amigos y a los nuevos que han llegado a Latitud 45 para subir juntos por la espiral de los ciclos.  Nos referimos a ustedes estimados radioescuchas,  lectores y colaboradores. A todos ustedes les decimos: gracias y, emocionados, les estrechamos la mano.

   Desde que zarpamos en este barco, el mundo ha cambiado mucho. Es tiempo de transformaciones a nivel global y nos alegra vivir esta etapa. Ahora no sólo somos testigos de la historia, sino participantes también. Participamos en el cambio del mundo y cambiamos con él. Igual que el planeta, elevamos nuestra vibración y la transmitimos por radio o por medio de letras. Usted estimado radioescucha y lector, puede estar seguro que recibe nuestras mejores vibras y una gran sonrisa, porque nos gusta lo que hacemos.

   El pasado 26 de julio cumplimos seis meses. En la tradición milenaria el número seis significa calma y satisfacción. Y sí, caminamos y subimos con calma porque no tenemos prisa,  y disfrutamos cada paso, cada programa, cada artículo, cada video. Y vemos con satisfacción la estela que dejamos para luego mirar hacia el frente, hacia el nuevo horizonte que se acerca. El número seis también vibra en la esfera de los creadores y de los artistas. Sin duda, desde el inicio vibramos en esa esfera. Ustedes y nosotros porque todos somos creadores.

   Ahora, nos paramos en la orilla del mundo para contemplar el universo y extasiarnos con las infinitas posibilidades de hacer más amigos, nuevos programas, nueva música y más artículos. Estamos de pie en la orilla y estamos a punto de dar el salto para completar el ciclo. Aquí, lo invitamos venir, a que tome nuestra mano y salte con nosotros, porque le aseguramos que el salto que damos no es un salto al vacío, es un salto hacia arriba, hacia la realización y hacia su corazón…