(Tercera y última parte)

Continuamos con la tercera y última parte de esta investigación realizada por Ángel Flores Wambli, José Darío Álvarez Mazatzin, Víctor Mújica y Salvador Chávez, expertos en Temazcal y danzantes de la tradición de la tradición mexica. Gracias a Roberto Linazasoro por compartir este proyecto de gran valor cultural.

 USOS TERAPÉUTICOS

En el efecto terapéutico general, el temazcal activa los mecanismos de regulación térmica, activa el metabolismo, y provoca el sudor. Todos estos efectos producen un gran movimiento interno de energía y de los líquidos del organismo, algo parecido a la manera en que el ejercicio vigoroso lleva sangre a todos los músculos, órganos y tejidos (Zakelarez L.). Xavier Lozoya, médico e investigador del Instituto Mexicano del Seguro Social, e investigador de plantas medicinales y fitomedicamentos, dice acerca del uso del temazcal: “Primero está la necesidad fisiológica de estimular el cuerpo con el agua caliente para acelerar la circulación sanguínea, dilatar los vasos e incrementar el metabolismo celular, inducir la secreción de hormonas, neurotransmisores, prostaglandinas y endorfinas, y después de producida la compleja respuesta biológica viene la elaboración del pensamiento que convierte esta necesidad en una costumbre, engalanándola con el ritual...” (Lozoya).

 El temazcal tiene los siguientes usos terapéuticos:

(Lozoya, Bom, Zakalarez L., Mendoza C.)

 §  Sistema circulatorio

 Al producir vasodilatación sanguínea e hipotensión arterial, es de gran utilidad para tratar enfermedades por deficiencias circulatorias, ayudando a corregir problemas de várices, úlceras varicosas, adormecimientos de manos y pies, presión alta o baja; produce notable mejoría en personas con hipertensión y, aun cuando no se sabe el origen de las migrañas, ayuda a eliminarlas gracias al efecto estimulador de la circulación.

  §  Sistema respiratorio

 Limpia totalmente los senos nasales y paranasales gracias al efecto del calor y por la aspiración de los vapores aromáticos de plantas curativas, ayudando a expulsar las toxinas acumuladas. Alivia casos de sinusitis, asma, bronquitis y enfisemas, así como molestias del resfriado común.

 §  Sistema muscular

Contribuye al relajamiento del sistema muscular y alivia contracciones musculares, dolores de espalda, de rodillas y tobillos; alivia desgarramientos y torceduras. También es útil como tratamiento auxiliar en reumas, artritis y gota.

 §  Sistema nervioso

Reduce la tensión, el insomnio y la neurastenia.

 §  Efectos en la piel

Modifica la irrigación cutánea, hidrata y procura mayor elasticidad. La temperatura en los baños de vapor sobrepasa, en algunos casos los 50ºC, y el cuerpo humano, para compensar esta alta temperatura, activa mecanismos de compensación para autorregularse, entre ellos la sudoración, eliminando toxinas acumuladas.

 §  Sistema inmunológico

Las temperaturas extremas del temazcal ponen en alerta a todo el organismo, activando el sistema inmunológico, así como lo hace el propio organismo con auxilio de la fiebre. El sentido terapéutico y el sentido ritual propician la liberación de endorfinas.

 §  Embarazo y parto

Quizás, junto con el sentido ceremonial, es el mayor motivo para el uso del temazcal entre los pueblos indígenas. Durante el embarazo y el alumbramiento el temazcal no se hace tan caliente como comúnmente es, en estos casos el terapeuta tiene que controlar la temperatura cuidando que no pase de 40°C, y mantener a la paciente a nivel del suelo ya que la temperatura a esta altura es menor. Los nacimientos se asisten frecuentemente dentro del temazcal cálido por una partera tradicional. No solamente la calidez ayuda en la labor sino que el bebé nace en un ambiente que no es diferente al de donde viene.

Después de un alumbramiento fuera de un temazcal, es recomendable que la madre tome un baño para calentar la matriz que se ha expuesto demasiado al frío durante el parto, así como para calmar dolores, apurar la descarga de restos placentarios y toxinas, para impedir una fiebre puerperal y para estimular la producción y conducción de leche.

El temazcal es favorable para regular casi cualquier problema menstrual y para aliviar los síntomas premenstruales, si bien hay quien no recomienda bañarse en este periodo, la paciente puede hacerlo tomando precauciones para evitar la deshidratación tomando un té reconstituyente.

 §  Enfermedades culturales

Con este término se designan, en la concepción de culturas indígenas, a toda aquella situación que rompen con el equilibrio de la salud, entendida en un sentido integral como la relación entre el alma, la mente y el cuerpo. Entre ellas podemos mencionar el susto o el espanto, la chipilez la caída de la mollera, el empacho, entre otras, para las que algunos médicos tradicionales recomiendan, entre otros tratamientos, el uso del temazcal.

 §  Efectos psicológicos

La ausencia de luz en el temazcal evita estímulos distractores y concentra la atención en la percepción de sí mismo, lo que constituye el paso inicial para percibir el entorno con un sentido de integridad. La oscuridad puede despertar en los participantes sentimientos ambivalentes como soledad o miedo; pero también, al cerrarse la posibilidad de mirar hacia afuera, se genera el efecto de mirar hacia dentro, hacia sí mismo, de reflexionar, de meditar. Esta condición conlleva a un estado de apertura y  propicia la expresión total, no hay rostros que juzguen, se dan las condiciones para poder hablar de los problemas abiertamente, con confianza, lo que en muchas ocasiones constituye el primer paso para su resolución (Virkki, citado por Mendoza C.).

Una parte fundamental del temazcal, en su sentido ceremonial, son los cantos. Su sentido, su tono, su procedencia, tienen la virtud de ‘abrir puertas en el alma’ y producir sentimientos y sensaciones variadas, como la tranquilidad, la paz interior, la valentía, la fuerza y el agradecimiento por la vida.

 PERSONAL

TEMAZCALERO. Es la persona que ha tenido una preparación mínima de 4 años bajo la supervisión de un Abuelo de Tradición y que debe conocer a la perfección el desarrollo de la ceremonia así como el conocimiento de la medicina de las plantas y de los animales. Además debe ser una persona en equilibrio para poder interactuar armónicamente con los elementos.

En el temazcal se generan y liberan fuerzas o energías y el responsable debe saber cómo manejarlas para crear un círculo armonioso. Si la conducción no está bien dirigida o se carece de experiencia o no se respetan las pautas tradicionales de gran importancia, puede generarse una descompensación física y energética, traducida en vómito, mareo, intoxicación (por el humo), ansiedad, angustia por salir, cuestiones que pueden poner en peligro la integridad del participante (Mendoza C.). En el sentido espiritual y físico, el conductor debe promover la confianza y la armonía para que el participante pueda verse beneficiado. No existen reacciones secundarias adversas cuando la aplicación del baño se ha realizado con apego a la tradición.

AGUILA DE FUEGO. Es quien se encarga del manejo y mantenimiento del fuego que calienta las piedras; para esta tarea se requiere tener mucha fuerza física, mental y espiritual.

AYUDANTE DE TEMAZCALERO. Persona encargada de suministrar y atender cualquier tipo de necesidad del temazcalero para el perfecto funcionamiento de la ceremonia.

CANTANTES. Grupo de personas cuya labor dentro de la ceremonia es la interpretación de cantos ceremoniales.

COPALERA O SAHUMADORA. Encargada de dar la bienvenida y limpiar con copal a los participantes.

 DESARROLLO DE LA CEREMONIA DEL TEMAZCAL

La ceremonia del temazcal tiene puntos muy importantes y complejos que aquí se resumen sin demérito de la importancia de cada uno de ellos.

El temazcal adquiere el carácter de ceremonia, terapéutico, higiénico o social debido a que en él se busca el equilibrio total del cuerpo, la mente y el espíritu del participante, tomando como punto de partida la armonización con el espacio donde habrá de realizarse la ceremonia. Para ello, debe pedirse permiso a las 4 direcciones, a los elementos, a las esencias, a los guardianes del lugar, así como a la divinidad, para obtener su guía y protección.

 OFRECIMIENTO DE PIEDRAS

Para iniciar la ceremonia, todos los participantes se reúnen alrededor del lugar donde se encenderá el fuego; el Águila de Fuego toma cuatro leños y cinco piedras para ofrecerlas a los cuatro rumbos. Una vez que se deposita un rezo en cada uno de ellos, se procede a formar la cama o base sobre la que se acomoda un determinado número de piedras (a criterio del temazcalero) que se ocuparán para realizar el temazcal. Ya que se encuentran acomodadas, se distribuye madera a su alrededor. La piedra que se utiliza es el tezontle, piedra volcánica que por sus características resiste altas temperaturas, sin el riesgo de quebrarse dentro del temazcal. Simbólicamente, estas piedras forman el vínculo con el fuego, pues al calentarse se reactiva en ellas la memoria ancestral de cuando fueron lava.

 ENCENDIDO DEL FUEGO

El Águila de Fuego enciende la leña para el calentamiento de las piedras; este proceso tiene una duración aproximada de una hora; mientras tanto, los participantes depositan una ofrenda de tabaco al fuego y los cantantes interpretan cantos de agradecimiento.

 LAS PLANTAS USADAS EN EL TEMAZCAL

En México se han reportado más de 50 plantas que son usadas en la práctica del temazcal. Su uso depende de la disponibilidad en el entorno natural o en el mercado y de las necesidades específicas del que toma el baño. Las plantas se usan para la elaboración del ramo con el que se esparce el agua y se distribuye el vapor, para ser depositadas directamente sobre las piedras calientes, otras para la preparación de tés antes o después del baño, para talladas o masajes y, algunas de ellas, con un sentido simbólico ceremonial. Por mencionar sólo algunas, entre las plantas más utilizadas están:  albahacar, copal, pirul, jara, poleo, pericón, anís, árnica, canela, cedro, naranjo, encino, eucalipto, estafiate, hierba santa, malva, manzanilla, menta, sábila, salvia, santamaría, sauce, tabaco, té limón, toronjil, etcétera. El temazcalero sabrá cuáles utilizar, según su naturaleza fría o caliente, de aire o de tierra, o una combinación de ellas, y según el propósito del temazcal.

 ENTRADA AL TEMAZCAL

Los usuarios, ya con ropa cómoda, forman una fila para que la copalera los sahume (limpie) y puedan entrar al temazcal; la entrada se hace a gatas de izquierda a derecha, siguiendo las manecillas del reloj, en silencio, para finalmente acomodarse en círculo.

 PRIMERA PUERTA

Una vez que se encuentran los participantes distribuidos en el temazcal, el temazcalero solicita al Águila de Fuego pase un número determinado de piedras, las cuales se colocan en el centro del temazcal u ombligo, así mismo se introduce una cubeta con agua, el copal y las plantas medicinales que habrán de usarse. A continuación se cierra la puerta e inicia formalmente la ceremonia con un canto de bienvenida.

El temazcalero deposita la medicina (planta, esencia o copal) sobre las piedras y las rocía con agua para generar vapor e iniciar la sudoración de los participantes, acto seguido cada persona debe presentarse a los espíritus, esencias y guardianes del lugar.

Se realizan 4 cantos dedicados a los rumbos para solicitar su guía y protección. A todos los participantes se les concientiza acerca del significado simbólico de regresar al vientre de la Madre Tierra, y es una oportunidad para pedir la sanación del padecimiento que los aqueja.

Posteriormente, existe un descanso de 10 minutos aproximadamente; se abre la puerta para que pueda ventilarse el interior del temazcal y los participantes puedan regular su respiración, acomodarse y beber un poco de agua.

 SEGUNDA PUERTA

Se introducen nuevas piedras, el agua, la medicina y se cierra la puerta. En este momento en que los participantes ya han inhalado los vapores medicinales y han sudado, se experimenta una sensación de tranquilidad y de paz interior que permite al temazcalero ir conduciendo a cada uno de ellos para que concientice cuál es el mal que lo aqueja y trate de resolverlo en este momento de equilibrio que empieza a conectarlo con el cosmos y con su Ser Superior. También hay cantos y se finaliza con la apertura de la puerta, para tomar de nuevo un descanso.

 TERCERA PUERTA

Una vez que se han introducido las piedras, el agua y la medicina, se cierra la puerta e inicia el momento medular de la ceremonia, ya que cada individuo ha respirado y sudado lo suficiente y es momento para que cada uno de los participantes pueda realizar su petición al Ser Superior para lograr un equilibrio en su cuerpo, en su mente o en su espíritu. Aquí es cuando la percepción se abre y se reactivan memorias pasadas, permitiendo que el individuo se equilibre con el Todo y logre la sanación.

 CUARTA PUERTA

Esta es la conclusión de la ceremonia, se introducen las últimas piedras que permanecían en el fuego y se realizan cantos de agradecimiento por todo lo sucedido en el temazcal. La salida se hace a gatas, siguiendo el movimiento de las manecillas del reloj. Al salir, las personas pueden aplicarse un poco de agua en la nuca para bajar la temperatura (cerrarse), envolverse en cobijas, tomar un poco de té y tener unos momentos de reposo y reflexión, para finalmente incorporarse de nueva cuenta a su vida cotidiana.

 INTERACCION CON GRUPOS DE AUTOAYUDA Y PÚBLICO EN GENERAL

No hay restricciones para el uso del temazcal, se recomienda para todas las edades. El temazcalero experimentado sabrá hacer las modalidades necesarias para lograr una buena sesión que satisfaga las necesidades de cada participante y del grupo en general.

Algunos de los grupos vulnerables con los que hemos trabajado con muy buenos resultados en el apoyo a la resolución de su problemática y su cohesión social o como grupo, son los niños de la calle, alcohólicos anónimos, drogadictos en recuperación, neuróticos, mujeres maltratadas, chavos banda, así como grupos de niños o ancianos. Con grupos de familias se logra un acercamiento profundo entre sus integrantes, lo que les permite vivir en un ambiente de cordialidad y respeto, mismo que se refleja en su entorno.

El trabajo realizado con estos grupos ha sido enriquecedor porque, además de la mejoría física, se llega a un estado espiritual, es decir, a la conciencia de que a través de la oración y la meditación se puede lograr un contacto real con un Poder Superior y como consecuencia, se adquiere la capacidad de percibir, sentir y tener fe, aumentando su potencial para resolver problemas cotidianos con mayor integridad, generosidad y bondad.

Sobresale la relación que se establece con los Abuelos de Tradición, ya que ellos son la base y sustento de todo el conocimiento ancestral y con ello dan lugar a la herencia para futuras generaciones. La experiencia de temazcales de intercambio cultural con invitados de pueblos indígenas (por ejemplo, huicholes, seris de México, blackfoot de Canadá, lakotas de Estados Unidos), ha sido particularmente enriquecedora para los participantes.

La práctica del temazcal ha ido ganando terreno como recurso terapéutico. Instituciones como el IMSS, la Universidad Autónoma de Chapingo, la UNAM (a través de la Facultad de Estudios Superiores de Cuautitlán), así como la Dirección de Medicina Intercultural de la Secretaría de Salud, han validado su uso como alternativa en la búsqueda de la salud integral. Aunque la principal validación consiste en el uso que a través de siglos ha procurado la salud espiritual y física de quien lo practica.

 ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA LOS USUARIOS

Es recomendable que los participantes no ingieran alimentos dos horas antes del temazcal (ya sea diurno o nocturno), tomar líquidos, no haber ingerido bebidas alcohólicas o drogas, usar ropa cómoda y holgada, llevar toalla, muda de ropa y huaraches o sandalias y no introducir al temazcal objetos de metal como anillos, cadenas o relojes.

 

 QUIÉNES SOMOS

 Ángel Flores Wambli

Once años como temazcalero en diferentes Danzas del Sol (Ocuilan, Teotihuacan, Otumba). Ocho años como temazcalero en diferentes lugares de nuestro país: Nuevo León, Guanajuato, Querétaro, Michoacán. Coordinador de temazcales en el nicho de la salud en Cumbre Tajín, Veracruz; Coordinador de temazcal en el Parque Ecológico de Huayamilpas, Coyoacán, DF; Realizador de temazcales de intercambio cultural en las ciudades de Madrid, Tarifa y Barcelona (España); Black Hills, en la Reservación lakota de Rosebud (EUA); en Guyana Francesa. Ha participado en diferentes ferias de temazcal y dirigido caminatas ceremoniales y ceremonias de Pipa Sagrada. Desde hace catorce años es danzante del Sol en Ocuilan, Estado de México, y ocho en la Reservación de Rosebud (EUA).

Ha trabajado y aprendido de abuelos de la tradición como Don Faustino Pérez Yaotecatzin y Cristino Pérez, en Ocuilan, Estado de México; con Matzihua (wirrárika, Santa Catarina, Jal.); con el Chapo (seri, Punta Chueca, Son.); con abuelos totonacos y otomíes; con Chief Wambli, Elmer Runners y Lorenz Red Dog (lakotas); Chief Sootaanaah (blackfoot, Canadá); con Steve Pluma que Cae (inuit) y con abuelos oyapi y yanomame (Amazonas) y de Chiclayo (Perú).

Cursó estudios de Biología en la FES Iztacala, UNAM. Elabora joyería ceremonial y artesanías en general.

 

José Darío Álvarez Mazatzin

Fundador de la danza mexica de Nahualcóyotl y Xochiyauyotl; integrante de círculos de cantos ceremoniales.  Danzante de la tradición mexica por 16 años y Danzante del Sol en Ocuilan, Estado de México. Conocedor de masajes terapéuticos y uso de plantas medicinales. Diez años en la práctica de temazcales. Realización de temazcales en Acopilco, Teotihuacan, Huayamilpas, Monterrey y en el nicho de la salud de Cumbre Tajín, Veracruz.  Líder de grupo para la carrera a Ixcateopan. Apoyo constante en diversas Danzas de la Luna.

 

Víctor Mújica

Nueve años como Danzante del Sol en Ocuilan, Estado de México. Ocho años como corredor de temazcales en Iztapalapa, Teotihuacan, Ocuilan y Ajusco. Imparte clases de matemáticas indígenas y de náhuatl. Diez años como Jefe del círculo de Danza Cuautlan. Jefe de tambor en ceremonias de Danza Mexica Chichimeca. Ha participado en temazcales y en lectura de tonalámatl en Cumbre Tajín. Ha participado como Águila de Fuego durante ocho años en la Danza de la Luna en Teotihuacan. Ha participado en ceremonias mazatecas a lo largo de nueve años. Ha sido Líder de Cantos durante dos años en la danza del Sol de Ocuilan y de Otumba.

 

Salvador Chávez

Danzante del Sol en Ocuilan, Estado de México. Cuatro años en la práctica de temazcales como Águila de Fuego.

 

CONTACTO EN MÉXICO

Ángel Flores Wambli                          044 55 1046 8967

José Darío Álvarez Mazatzin                 044 55 3140 4707

Dolores  Sangrador                            044 55 2325 0574

Luz Lozano                                        044 55 1645 8283